la pagina di valentina
la pagina di antonio

¡Al fin una protagonista italiana!
Llegan las aventuras de Valentina, de Angelo Petrosino. Un fenómeno del que en Italia se han vendido 1.800.000 ejemplares

Elisa Silió
El Paìs

Los cuarenta años que el italiano Angelo Petrosino (Castellaneta, 1945) fue maestro de escuela se iba pronto a la cama. Necesitaba coger fuerzas para enfrentarse calmoso, con la mejor de las actitudes, a sus pequeños alumnos. "He sido su confesor y he aprendido mucho".Y con esta tranquilidad y sosiego responde a las preguntas de los periodistas, pese a haber sentido esa mañana el segundo terremoto en pocos días cuando iba a tomar el vuelo que le llevaría de Turín a Madrid. Es su primera visita a la Feria del Libro, que tiene a Italia como país invitado y que hoy termina y a la ciudad. Y asegura que esta será escenario de una de las próximas aventuras de Valentina, la serie de más de un centenar de libritos que empieza a editarse en España. Su protagonista tiene 13 años, cuatro más que su público lector que aspira a emularla.

¿Por qué Valentina? "No hay personajes Italianos femeninos en la literatura infantil italiana. Gian Burrasca -que en la televisión hacía Rita Pavone- era un niño. En Italia las mujeres se las hacía de menos, como en España. No pudieron votar hasta 1948. Y me parecía justo que la protagonista fuese una niña. He sido maestro durante 40 años y he visto como ellas eran las más lectoras, estudiosas y respetuosas. En realidad lo que hago es contarla vida cotidiana de Valentina: sus amistades, su familia, sus viajes...".

Resulta sorprendente que, pese a haber vendido 1.800.000 copias en Italia, es ahora cuando la serie de libros comienza a viajar al extranjero, con destinos tan dispares como China, Israel y España. Petrosino piensa que su editorial italiana, la misma que la factoria Stilton, se ha centrado en el ratón periodista. En España La Romana Editorial, que publica sobretodo temática católica, se ha propuesto divulgar a Valentina que, sin embargo, no trasmite ningún valor propiamente cristiano, sino los universales.Y, a diferencia de Stilton, no es un equipo el que elabora las historias y lo quiere dejar muy claro: "No, no, no. Lo hago sólo. Son mis ideas. Soy el padre de los sueños de Valentina. No podría trabajar con otra persona que no compartiese esos sueños".

"Es importante educar a los niños, sobre todo a los chicos, en los sentimientos. Por vergüenza, por falta de hábito, no hablan de amor. No saben decir te quiero. Por eso Valentina tiene una relación de respeto, sin violencia, con Nacho. Deciden juntos que cosas hacer", cuenta Petrosino en un perfecto español, pese a ser la primera vez que asegura hablarlo. Lo ha aprendido, dice, leyendo a Ernesto Sábato y otros literatos latinoamericaos. Chapurrea también neerlandés y serbo-croata y enseña en la pantalla los libros que lee en inglés -ha trabajado de traductor- y francés, idioma que tuvo que aprender cuando su familia se instaló en Auverne y París huyendo del hambre. "Al principio se fue mi padre, obrero, sólo. Nos echaba de menos y le pidió a mi madre que fuésemos todos allí. Luego empezamos a vivir en la prinvicia de Turín". Este de aquí para allá explica que Petrosino publique tantos valentinas en los que ella visita zonas de Italia o Europa. Italia tiene una gran tradición pedagógica - los inovadores Montesori o Giani Rodari provienen de allí- pero Petrosino piensa que ya no hay una estrecha relación entre la enseñanza y la literatura. "Eso era en época de Corazón".

Scarica il documento

Entrevista a Angelo Petrosino, autor de la serie 'Valentina'
Los niños en la infancia tienen que reír mucho

Carmen Fernández Etreros
http://elblogdepizcadepapel.blogspot.com.es

Tarde calurosa en el Pabellón Infantil de El Retiro donde se presenta ante niños y grandes Valentina, aventura en París, la tercera novela de la conocida serie de Angelo Petrosino editada en nuestro país por Romana Editorial, que ha atrapado en Italia a más dos millones y medio de jóvenes lectores. Allí en el marco de la 71º edición de la Feria del Libro, tenemos la suerte de mantener una charla con su autor Angelo Petrosino, un tranquilo y entregado maestro italiano que obtuvo en 1993 el premio Andersen a la mejor colección, y que nos cuenta todo sobre su increíble personaje: Valentina.P. ¿Cómo nace el personaje de Valentina?

R. Yo he sido un profesor de primaria en un colegio de Turín y he conocido en estos años muy bien a los niños y las niñas, por lo que puedo decir que Valentina ha nacido en la escuela. Además Valentina nace porque en Italia no había personajes femeninos infantiles y por eso creé a esta niña curiosa, muy viva, a la que le gusta mucho viajar. Quería que fuese un modelo para otras niñas y que el personaje se basase en una niña real que viviese aventuras reales. Valentina es una amiga ideal, alguien en quien reconocerse, fiel a sus amigas… Quería además que viajase porque yo he viajado mucho y me ha gustado mucho viajar. En casi 20 años he viajado por todas partes: Italia, Suiza, Francia… Valentina es una niña de 13 años, de primero de la ESO, muy curiosa y que valora mucho la amistad. He escrito ya 110 títulos de Valentina en los últimos once años, unos ocho al año y la serie ya está llegando a cuando Valentina está en el Instituto.

P. ¿Qué crees que tiene Valentina para gustar a sus lectores?

R. Para escribir algo y que tenga éxito es necesario conocer de qué se está hablando. He esperado mucho para escribir, no empecé a hacerlo hasta que tuve cuarenta años, en 1981 porque quería saber de qué quería hablar con los niños. Mis primeros cuentos tenían a mis alumnos como protagonistas y ellos mismos me animaron a seguir escribiendo. Además una de sus características es el humor porque los niños en la infancia tienen que reír mucho.

También que en Valentina es muy importante la amistad. Cuando un niño crece es muy importante tener un amigo del alma, también estar en una familia en la que todos hablan y en la que unos se escuchan a los otros como la familia de Valentina. También toco el tema de la adopción, con el personaje de Irene, porque yo he tenido en acogida niños de la escuela y es un problema que he conocido.

P. ¿Qué es lo que pretendes con tus libros?

R. Tengo el afán de entretener y también de ayudar a que los niños se sientan satisfechos de sí mismos. Quizás de entretener y de ayudar a crecer y a que tengan interés por conocer el mundo. Cuando comencé a escribir Valentina hace veinte años eran diferentes, no existían los móviles, Internet, las redes sociales… y me encanta que a los niños les guste la serie.

P. ¿Te has basado en tus experiencias para las aventuras de Valentina?

R. Intento meter en mis libros mis recuerdos personales, las personas que he conocido, los lugares que pisado… A los niños les gustan los niños que cambian, que tienen aventuras, viajes… He intentado contar en la última entrega de Valentina, como era el París que yo había conocido de niño, sus calles, sus gentes.

P. ¿Y en quién te basas para los personajes de la serie?

R. Valentina no es un personaje real, una niña real. El año que lo creé tenía en clase 6 niñas llamadas Valentina, con ese nombre y el personaje tiene algo de cada una de estas niñas. Nacho sin embargo está basado en un niño que ahora tiene 27 años y que dejaba de jugar para cuidar de otro niño que estaba en silla de ruedas.

P. ¿Qué tiene de diferente Valentina?

R. Los sueños de Valentina no son ser famosa sino hablar y escribir, tener amigas, disfrutar de los viajes… Cuando volví de Francia a Italia, tuve que volver a aprender italiano y me enamoré de las palabras y quise der escritor. También me influyó que mi abuelo era buenísimo contando cuentos y todos los nietos le escuchábamos entusiasmados. Para ser escritor hay que comprender a las personas, tener algo muy importante: empatía. Cuando escribo soy Valentina, soy su padre, su madre, e intento ser muy tolerante con los otros y comprenderles.

P. ¿Qué consejo les darías a los niños sobre cuál es el mejor momento para leer?

R. Los niños hoy tienen poco tiempo para leer y yo por eso en clase tenía centenares de libros para que pudiesen leer en el aula porque en casa no tenían tiempo. Es importante comenzar a amar los libros a los 4 ó 5 años. Mi trabajo ha sido siempre formar lectores felices. Hay muchas personas que viven bien sin leer, pero se vive mejor si uno lee.

Scarica il documento